Esta representación la obtenemos proyectando la esfera terrestre sobre un plano tangente a ella y considerando al observador en el centro de la Tierra, o sea, lo que se llama proyección centrográfica. Según cual sea el punto de tangencia, que siempre está situado en el centro de la zona representada, obtendremos tres representaciones claramente distintas y que reciben los nombres siguientes: proyección gnomónica polar, gnomónica ecuatorial o meridiana y gnomónica oblicua u horizontal.


Proyección gnomónica oblicua u horizontal.- Explicaremos esta proyección por ser la más usada en la navegación transoceánica. Se llama así cuando el punto de tangencia se encuentra en una latitud cualquiera. Los meridianos aparecen como rectas concurrentes en el polo. El meridiano de tangencia es perpendicular al ecuador y las intersecciones de los demás meridianos con éste van aumentando su separación en función de su diferencia en longitud y la secante de la latitud del punto de tangencia. Los paralelos se representan por arcos de elipse, parábola o hipérbola. Los meridianos que distan 90º en diferencia en longitud con el de tangencia, no tienen representación.

Las proyecciones gnomónicas son insustituibles para el navegante que siga una derrota ortodrónica, es decir, navegue por círculo máximo, puesto que esta derrota se representa en la carta por medio de una línea recta. Sin embargo, tienen el inconveniente de que no son ni corformes ni equivalentes, aunque rigurosamente ambas circunstancias se den en el punto de tangencia, por otro lado, si comparamos la distancia sobre la esfera entre un punto cualquiera y el de tangencia con la existente entre sus proyecciones en la representación, nos daremos perfecta cuenta de que en ésta es mayor y en consecuencia podemos decir que el punto sufre un alejamiento tanto mayor cuanto más distante se encuentre el punto de tangencia; no obtante, esta distorsión es idéntica para todos los puntos que equidisten del de tangencia.

Las cartas gnomónicas sirven para resolver todos los problemas de la derrota ortodrómica sin necesidad de resolver cálculo alguno, ya que sobre esta carta la línea que une dos puntos es una línea recta, al contrario de lo que ocurre en la carta de mercator en que la ortodrómica es un arco de círculo máximo.

(Para más información ver el CAPITÁN DE YATE)

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *